Plantas venenosas para los animales

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Plantas venenosas para los animales

Mensaje por Freddie el Sáb Jun 25, 2011 7:19 am

Varias son las plantas que a pesar de su vistosidad y agradable aroma y
su aspecto “inocente”, pueden tener consecuencias desastrosas sobre la
salud de nuestros perros, tanto si ingieren alguna de sus partes como si
sencillamente entran en contacto directo con ellas.
Y lo que es peor es
que algunas de estas son incluso utilizadas con frecuencia como
ornamento en jardines o en el interior de las casas.



Voy a describir las más peligrosas y los síntomas de intoxicación que
producen, para evitar, en la medida de lo posible desagradables
percances, máxime porque la alta toxicidad de algunas de ellas no afecta
solo a los amigos peludos de cuatro patas, sino que muchas veces los
más pequeños de la casa se sienten también atraídos por los alegres
colores de sus bayas o flores y pueden llevárselas a la boca con la
misma facilidad con que el perro incauto.



Adelfa:




Estamos tan acostumbrados a ver las adelfas (Nerium oleander) decorando
las carreteras de toda España, y tantas veces también, los grandes
paseos y parques de nuestras ciudades y los jardines privados que a casi
nadie se le ocurre que puedan ser altamente tóxicas; y sin embargo en
Andalucía, donde abundan, la vox populi las ha rebautizado con el nombre
de “mataburros”. Son plantas muy resistentes a las altas temperaturas y
muy poco exigentes y esto explica su uso extensivo, pero lo que pocos
saben es que contienen un glucósido altamente tóxico por ingesta e
inhalación en todas sus partes, pero especialmente agresivo en las
largas y finas hojas parecidas a las del Laurel, que puede llegar a
producir un colapso cardiorrespiratorio.


Acónito:





Al contrario de lo que ocurre con la mayoría de las plantas que
analizaremos, incluso los manuales al uso y el propio diccionario
admiten la alta toxicidad de esta planta sumamente venenosa. Y este es
un dato que no podemos ignorar. El Acónito (Aconitum napellus) es una
herbácea perenne, de vistosas flores azules o amarillas en forma de
casco --de ahí que también se las conozca con el nombre de Casco de
Júpiter, que alcanza incluso el metro y medio de alto. La aconita es el
principio activo letal más importante y se concentra especialmente en
las semillas, alcanzando su mayor virulencia cuando están maduras, si
bien es cierto que toda la planta es altamente tóxica, incluidas las
raíces. Al igual que ya vimos con las Adelfas, el saber popular ha
rebautizado esta planta con el nombre de “matalobos”, lo que
indudablemente debe hacernos reflexionar sobre su peligrosidad. De hecho
suele causar parada cardiorrespiratoria en pocos minutos, lo que, si no
es tratado a tiempo implica la muerte por asfixia; en muchos otros
casos, si el animal logra salvarse gracias a una intervención
veterinaria rápida y especifica, capaz de neutralizar los efectos del
potente veneno, es habitual que queden importantes secuelas cardíacas y
pulmonares de por vida.


Aro:





El Aro (Arum maculatum) es una planta perenne de la familia de las
aráceas, de hojas de pecíolo largo, espata grande y espádice amarillo o
rojizo, de raíz tuberculosa y feculenta, que produce unos frutos que por
su color y tamaño se confunden fácilmente con las grosellas. Esto es lo
que lleva en ocasiones a los perros (y a los niños) a ingerirlos,
produciéndose un envenenamiento masivo y fatal si el tratamiento no es
inmediato.


Digital:





¿Quién no ha oído hablar de la digitalina, un glucósido con el que se
previenen problemas cardíacos? Este medicamento que salva a tantas a
personas de perecer como consecuencia de sufrir un infarto cardíaco, es
el principio activo que contienen las hojas de la Digital (Digitalis
purpurea y D. Lanata). Pero este potente alcaloide, que ya fue descrito
por primera vez en el siglo XIII por los galenos de la región de Gales y
usado para tratar afecciones cardíacas, es altamente tóxico y causa la
muerte por “sobredosificación digitálica” cuando alguna parte de la
planta es ingerida aleatoriamente, ya que causa serios trastornos del
músculo cardíaco y otros problemas igualmente irreversibles a nivel del
sistema nervioso y digestivo.


Dulcamara:





La Dulcamara (Solanum dulcamara) es un semi arbusto trepador de flores
violáceas que se arraciman en corimbos y con frutos de bayas roja del
tamaño de los guisantes, que en medicina se utilizan como depurativo.
Crece en regiones semi húmedas, como las riberas de lso ríos y arroyos.
La ingesta de sus frutos produce, inicialmente, una especie de agradable
borrachera, pero dependiendo de la cantidad ingerida, puede llegar a
producirse un envenenamiento masivo que en el peor de los casos lleva a
la muerte del goloso y en tantas otras ocasiones deja importantes
secuelas nerviosas de por vida.


Espino de Fuego:





También llamado “Majuelo” o “Majoleto”, el Espino de Fuego (Iracantha
coccinea), es una mata muy espesa de la familia de las ramnáceas, con
ramillas terminadas en espinos y hojas que recuerdan a las de las
Adelfas. De flores pequeñas, solitarias y en frutos en drupa de color
amarillento, anaranjado o coral, pequeños y muy numerosos que forman
vistosos racimos, tan agradables a la vista que invitan a más de un
incauto a llevárselos a la boca; sin embargo y aún cuando producen
importantes problemas digestivos, raramente ocasionan la muerte si la
intoxicación es tratada a tiempo.


Lirio de los Valles:





En muchas romerías españolas es tradicional aún hoy ofrecer a las
Vírgenes de Mayo frondosos ramos confeccionados con las blancas,
sencillas y hermosas florecillas de suave y dulzona fragancia de los
Lirios de los Valles (Convallaria majalis), que también se conocen con
el nombre de Muguete, tan frecuentes en hayedos y robledales de nuestra
geografía. Todas las partes de la planta son tóxicas, pero la peor parte
se la llevan los frutos, bayas globulares de vistoso color rojizo. del
tamaño de pequeños guisantes, que despiden también una fragancia muy
agradable y atractiva para los perros. Si bien la Convalaria se emplea
asiduamente en Perfumería y en Medicina, lo cierto es que la ingesta de
sus hojas es altamente tóxica y causa la muerte en pocas horas, dejando
muy escaso margen a la intervención veterinaria para intentar salvar la
vida del inocente glotón.


Nueza negra: (popularmente uvas de perro)





La Nueza negra (Bryonia dioica) presenta unas hojas y zarcillos
semejantes a los de la vid, con flores verdosas y frutos en baya roja
del tamaño de los guisantes. De la misma se extrae un potente glucósido
que se utiliza como purgante violento, lo que ya nos da una idea de su
toxicidad. Otra vez tenemos aquí una planta de bayas de atractivo color
rojo, que resultan muy llamativas y apetecibles. Su ingesta produce
vómitos, fuertes dolores abdominales, diarreas sanguinolentas y
depresión del sistema nervioso central y si la intoxicación no es
tratada inmediatamente, la muerte puede producirse en pocas horas
sobretodo cuando la cantidad de frutos ingeridos es elevada.


Tejo:





He aquí un árbol (Taxus spp.) de hojas persistentes, coriáceas,
lineales, de color verde oscuro y altamente venenosas, que se emplea con
frecuencia en ornamentación de jardines y que es muy apreciado por la
calidad de su madera. Se da principalmente en terrenos calcáreos y
umbríos y si exceptuamos el fruto (la única parte de la planta que no es
tóxica) todo el resto del árbol contiene un potente alcaloide que, al
ingerirse produce en pocas horas una parálisis del SNC y altera el ritmo
cardíaco hasta causar la muerte por paro cardíaco.


A la vista de todo lo anterior hay que ser especialmente cautelosos
sobretodo con los llamados “perros escoba” que acostumbran a hincarle el
diente a todo lo que se pone por delante y a mordisquear raíces, hojas,
troncos, flores o frutos de árboles y plantas aparentemente inofensivos
y que sin embargo encierran en su interior principios activos que como
acabamos de ver son altamente peligrosos. resulta imposible referirme a
todas las plantas peligrosas, pero he querido dejar constancia de
aquellas que más fácilmente encontraremos en nuestros paseos por el
campo. A continuación incluyo aquellas otras que siendo especialmente
empleadas como plantas de ornamento implican también peligro para
nuestras mascotas.



PRINCIPALES PLANTAS ORNAMENTALES TOXICAS DE INTERIOR Y EXTERIOR (*)




Acebo

Actea

Altramuz

Belladona

Boj

Campanilla y C. de invierno

Cicuta y c. acuática

Clemátide

Crocus

Dedalera

Dieffenbacchia

Espuela de Caballero

Estramonio

Flor de Pascua

Gladiolo

Guisante de olor

Hiedras

Hortensia

Jacinto

Laurel

Lirio acuático

Muérdago

Narciso

Ricino

Rododendro

Sanseveria

Tronco de Brasil

Tulipán

Wisteria


Nota: este es un listado parcial en el que aparece un buen numero de
plantas ornamentales, pero no es completo. En algunos casos la toxicidad
proviene de toda la planta y en otros, de su savia, bulbos, raíces,
bayas o frutos, flores u hojas.



Fuente: MI PERRO ENVEJECE, Christina de Lima-Netto, Thikal Ediciones.


Fuente Castro-Castalia Bullmastiffs

______________________
Quien no conoce su historia está condenado a repetirla
avatar
Freddie
Admin

Mensajes : 831
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/06/2011

Ver perfil de usuario http://forosupervivencia.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.